La ínsula de los ingenuos

diciembre 30 09:16 2017 Print This Article

José Manuel Gómez

En  su “Elogio a la locura”, Erasmo, hacia referencia a una isla donde arribo Ulises en su legendario regreso a Ítaca, la cual tenía una peculiaridad: sus habitantes “eran extremadamente ingenuos”, que por creer, se creían lo que les echaran; vamos, que se lo tragaban todo, por lo que si se les dijeran que la Tierra, era en realidad redonda, iban y lo aceptarían sin siquiera pestañear.

Afortunadamente, en nuestro contexto social, tal síndrome, afecta únicamente a una minoría de la población, incautos estos en tal sumo  grado, que la mítica “resistencia moral del Alcoyano”, quedaría corta. Lejos de ser una exageración, veamos unos claros ejemplos de las variopintas posverdades pinochescas, aceptadas como verdaderos dogmas-mantras:

Se les dijo que de evitar el obvio robo de España, -nada menos que dieciséis mil millones-, comerían helados todos los días; cifra numérica que el Economista Josep Borrell, destrozándola, y poniendo en la más absoluta evidencia televisiva  al mismo Oriol Junqueras,  la dejó en tres mil millones, e incluso, a descontar de estos, muchos otros pretendidos ignorados  conceptos contables, por lo que  en realidad, no llega a ochocientos millones, aspecto, que ya con las ventas a España, supera de manera infinita, pues no olvidemos que actualmente, sus ingresos por exportaciones al extranjero, son negativos frente a sus importaciones. Por ejemplo, vende mucho más a Aragón que a Alemania o Francia.  También no es ocioso, que Cataluña, está por detrás de la Comunidad de Madrid y Baleares en tal concepto de contribuir al Estado.

No olvidemos además,  que la obligación tributaria, no responde a criterios por territorios, y sí por personas; donde tampoco existe propiamente la “balanza fiscal” entre Estado central  y simples Comunidades Autónomas ((incluso a nivel internacional). Pese a ello, inminentes profanos en tal ardua materia, – algún ex-vicepresidente, ex-Consellers, e incluso auténticos catedráticos de buen estómago agradecido-, siguen asneando en tal sentido y con evidente éxito, bien sea por un desconocido don de gentes, o mero  resultado de un bonachón público entregado, que aplauden a rabiar, quienes al parecer han descubierto también el inminente morboso placer de ignorar las normas legales, sean sociales, políticas y hasta económicas, que los llevará a calificarlos de auténticos nuevos parias del S.XXI, los “intocables legales” como nueva casta que se la están forjando ellos mismos en enconado pulso contra el imperio de la ley, el  libre mercado, la globalizacion económica y el propio “statu quo”.

Que la democracia es directa, tipo soviet, como la original diseñada por Rousseau,- ignorando como buenos necios a Sieyès y su finalmente  instaurada delegación del voto por cuatro años-; (  que naturalmente, no es óbice para hacer otras consultas, siempre que no estén prohibidas, -caso de atentar a  la unidad nacional por ejemplo-).

También testarudamente, acordaron en sus mentes que esta renovada y novedosa  democracia  no tenía  “límites ni limitaciones”; al ser esencialmente mera legitimidad “callejera”- aspecto que nos lleva a la más pura anarquía y acopla a su vez con la  idea clásica del tirano, ya expresada por  Alfonso X, “El sabio” en Las Partidas, y que coincide con la otra característica de la tendencia de estos usurpadores de la legalidad, cual  es la de “empobrecer la población”, ( para que dependan más de sus personas y oscuros intereses de casta) y que vemos reflejada con su temeridad manifiesta respecto a la economía y su aún más infantil respuesta frente a la consecuente lógica empresarial de cambiar sus sedes sociales por esa clara inseguridad jurídica que siembran, (recuerden los intrépidos navegantes, que en Quebec, regresaron un mero 5%);  irresponsabilidad que supera con creces la habitual de la misma CUP. en muchos sentidos, por lo cual, no es consecuente ni justo, que sólo a estos los tachen de radicales y los pinten como la única oveja negra, puesto que en cuanto a justicia social, podrían darles incluso clases magistrales frente a sus clásicos recortes en sanidad, educación; aunque no en embajadas – ahora finiquitadas-  y pagos a empresas mercenarias extrajeras para vender su humo, sin mucho éxito por cierto.

Que la U.E., la ONU, la generalidad de las instituciones y líderes internacionales, la Comisión de Venecia, y especialmente el Estado de Israel, les darían el plácet internacional. Nadie les dio ni un mínimo apoyo, por lo que como último error, quitándose  la piel de cordero y enseñando ahora los colmillos, -como hicieron antaño otros nacionalismos-, empezaron a atacar sorpresivamente a las mismas instituciones regionales e internacionales, por lo cual las sonrisas, terminaron en “risotadas” en todo el orbe. Al menos, en eso, triunfaron .

Que el 1-O era auténtica democracia, cuando con ello, en realidad, ponían en grave riesgo otros primordiales derechos fundamentales, de idéntica protección que el derecho de libertad de expresión: “derecho a la intimidad” respecto a datos electorales, – no ser incluido en una lista de forma pasiva resultante de no ir a votar-,  que a su vez equivaldría a obligar a “manifestarse  ideológicamente”; “privacidad informática”  – que prohíbe la creación de una base de datos ilegal-; derecho a la “integridad moral y física”, puesto que tal ilícita conducta, tipificada además en el vigente Código penal, puede afectar a la misma paz social, y que los mismos poderes públicos –incluyendo la propia Generalitat-, como poder constituido, estaría obligada a  velar, acorde al mandato imperativo del art. 9  y 10 CE ( interpretación de los derechos acorde a las normas y tratados internacionales en vigor).

Violencia el 1-0 ¿ y que hicieron los ME. el día que  desalojararon la Plaza Cataluña por el 15-M?, donde el oficial al mando, expresaba públicamente, que” la violencia, tanto les daba, fuese activa o pasiva”, pues había un claro  mandato legal a cumplir. Otra cosa, es que quieran que se incumpla la ley nacional y no la suya, caso manifiesto de los disturbios de Can Vies en Sants, donde un responsable de CiU, expresó de los okupas y vecinos: “algunos ciudadanos, tienen verdaderos problemas para entender y cumplir la ley”. Eso es lo le que pasa a la élite por ser inconsecuente e  irresponsable; y por eso alguno está precisamente hoy en prisión preventiva, y es que tienen que terminar por comprender, aunque mil años dure, que la ley, no es una opción y si una “obligación”, y que no hay inmunidades como creía la Sra. Forcadell.

Esos supuestos líderes, en realidad auténticos autoritarios y demagogos, conscientes de que tanto el democrático derecho interno, como el internacional y su pétreo “statu quo”, no les daban ni darían nunca la razón, decidieron, supuestamente de forma “criminal organizada”,   (según Autos de la A.N. y T.S.)traspasar la última línea roja de la legalidad, pues, sin tener ya dominio de sus meras personas y actos, al ser a su vez victimas como actores de sus propios guiones, basados en irreales y fantasiosos discursos, optaron como una salida aún más irreal, muy propia del romántico suicida, con la diferencia, que en este caso, “el suicidio sería democráticamente colectivo”, todo  ello, con la excusa que internacionalmente les exigían ahora “hechos consumados”; mientras algunos de esos “valientes”, tras dar en directo públicamente un auténtico “golpe de estado”, procedían a la “tocata y fuga” poniendo kilómetros por medio; elusión de la justicia, que como auténticos vendedores de crecepelo milagroso, ahora pintaban como “forzado exilio”, mientras otros más coherentes,  terminaban en prisión por esos claros indicios de múltiples delitos graves ( rebelión, sedición, prevaricación….); si bien, a los habitantes de la isla, dándole la vuelta de nuevo a la tortilla, ahora les vendían que eran presos políticos, victimas los pobres en definitiva de la falta de división de poderes, propio de un estado fascista; cuando curiosamente, Miguel Ángel Aparicio, Catedrático de Derecho constitucional, comunista, la bautizó, nada menos como la  “Constitución del consenso”; y cuando el propio Rajoy, se mordía las uñas por ese “revés judicial”, adivinando posiblemente su incidencia en el PP. Catalán en las inminentes elecciones del 21-D, lo cual, efectivamente aconteció.

Observen el precedente del Brexit, donde los iluminados incompetentes que propiciaron y consumaron el referéndum, legal naturalmente, dieron un paso inmediatamente atrás, “reconociendo públicamente” que no sabían gestionar la nueva caótica situación sólo por ellos creada. Es decir, sirven para llevar el barco a la deriva, ( engañar y mentir para crear el fácil caos social, basado en la apelación al odio, la raza y al egoísmo humano), pero no saben, ni tienen pericia alguna para manejar después el timón y alejarlo del acantilado donde lo dejaron.

Y por supuesto, la aplicación del Art. 155 fue también antidemocrática, propia -según ellos- de fascistas, como todo lo que huela a una verdadera constitución moderna y democracia plena. De no haberse aplicado el 155, los hechos posteriores de Cataluña serían “dantescos”; otra cosa, es que creýendose  aún así buenos niños en el recreo de patio de colegio,  reclamen aun así “caramelos”. Sería otra opción, que no pidió en su día el también golpista Tejero.

Observen un claro ejemplo ilustrativo: el mismo Hitler, quien por atentar precisamente contra la constitución de Weimar -usando la fuerza “callejera”-, fue a la cárcel; pero una vez accedió “legalmente” al poder, nunca la suprimió, simplemente no la aplicó; mientras estos iluminados por derecho tanto democrático como divino, intentando revivir el mismo derecho feudal ((inmunidades y fueros) pretenden nada menos que desde un parlamento regional, -sin competencia constitucional ni estatuaria-, intentan “eliminarla de facto y a la brava” , excluyendo al conjunto del soberano que es el legítimo pueblo español, todo ello en un patético espectáculo más propio de un circo, y ante la perplejidad del conjunto del mundo civilizado. Ya lo decía el sabio Tarradellas: En política, se puede hacer de todo, menos una cosa, “el ridículo”.

No es de extrañar, que muchos cuerdos califiquen de auténtico Matrix tal ilógico loco actuar, aunque en realidad, suena más a una verdadera “empanada mental” tanto de unos “electores”, como de unos “elegidos” para una supuesta gloria, sin siquiera  comprender unos y otros, cual es “la auténtica maldición del balcón del Palau”, que llevó a otros previos iluminados a desaparecer física o políticamente, y que no era otra cosa que  “la sinrazón de derecho” en tal visceral, atípico e ilegal actuar; por lo que en realidad, lejos de ser los caballeros, eran en realidad “ el auténtico dragón” a batir; reflexión a la que nunca  les dejaran llegar a esos incautos isleños, confundidos por tanto zorrillo renovado discurso; pero que al final, a diferencia de Ulises, esos supuestos astutos líderes del caos, no pasan del mero grado de  inocentones,  quienes terminan por “perder  hasta su propio techo, su  hacienda y su libertad”, y todo, por el placer del morbo de contar auténticas  pinochadas sin par; sin olvidar, que el máximo placer  del romántico, -y que explica en parte esa resistencia ilógica numantina de sus votantes-, radica precisamente en “el disfrute en el suicidio mismo”; sueño, que una ya proyectada Tabernia, convertirá en pesadilla, pues habrán encontrado “la horma de su zapato”. ¡Y es que querer dar lecciones de picaresca, ya patentada en el país del Lazarillo! . No obstante, siendo honestos, debemos brindar por su único éxito, haber superado “El elogio de la locura” de Erasmo, quien era consciente que el don de pensar, no es patrimonio de la Humanidad en conjunto, por lo que expresaba aquella frase lapidaria: “ La mayor barbarie, en el claustro”. En sentido similar, aunque más directo se expresaba nuestro querido Machado: “ de diez cabezas, nueve atacan, una piensa”. Poeta que por cierto no está enterrado en su tierra, resultado de abrir en su día la caja de pandora y desparramar la cólera, donde alguno fue mero efecto, pero muchos otros, la causa; y  que de respetarse la Constitución republicaba de 1.931, obviamente no hubiese ocurrido. ¿Moraleja? Cuidemos nuestra Constitución.

José Manuel Gómez

Abogado

  Article "tagged" as:
  Categories:
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.