La propuesta del Estado

Junio 10 08:11 2017 Print This Article

Representantes de la Catalunya más laboriosa, eficaz y eficiente por su condición de creadores de riqueza  (todo lo contrario de los que representan a la segregación), se reunieron en Sitges y le pidieron al señor Puigdemont que deje de jugar con la democracia y ponga en orden la paranoia de su cruzada secesionista  acudiendo a las Cortes para explicar con detalle y solicitar formalmente que se le conceda venia para seguir, si procede, con los dictados de su preclara inteligencia y los de la CUP.

El señor Puigdemont, muy avispado, se fue por las ramas y contestó que la respuesta a sus pretensiones ha de ser política y la política  no se hace ni en los juzgados ni en los medios, pero, se le pasó por alto reconocer que son precisamente las Cortes el mejor lugar para hacer política, alta política a pesar de la presencia de Podemos y de ERC.

El señor Puigdemont dijo, además, que después de mucho tiempo bregando con su particular obsesión,  no sabe todavía cuál es la propuesta que tiene el Estado para Catalunya. Al parecer, el hombre es el único catalán que todavía no se ha enterado cuál es la propuesta del Estado con lo evidente que resulta. Es lisa y llanamente que España siga siendo la unidad territorial y política que se esforzaron en construir los Reyes Católicos con la toma de Granada. Es deplorable que el Presidente de la Generalitat no tenga constancia de una cosa tan clara, antigua  y notoria.

Al día siguiente, apareció en el estrado el señor Junqueras y expuso con una seguridad y serenidad preocupantes que todos tranquilos, que aquí no pasa nada, que es imposible que Catalunya salga de la UE porque ésta no tiene prevista ninguna fórmula para expulsar a nadie salvo que sea a petición propia de un Estado miembro. Al bueno de Oriol también se le pasaron por alto aspectos evidentes como a Puigdemont: la titularidad de Estado miembro  pertenece al Estado que superó con éxito un previo (largo y complicado) trámite de ingreso. Si una parte de ese Estado se desgaja y conforma un nuevo Estado, la parte segregada queda excluida  de la pertenencia de la UE de forma automática y sin tan siquiera la necesidad  de que el Estado titular lo solicite. Para eso no se precisan mecanismos legales ni Tratado que lo regule. Es algo lógico y natural que, sin embargo, el vicepresidente ignora porque sólo menciona lo que le interesa mencionar aunque no mencionándolo queda en muy mala posición porque, salvo los adictos, todo el mundo sabe que está disfrazando la realidad, es decir, mintiendo o, si está convencido de lo que dice, es que adolece de formación en política internacional.

Muchos catalanes se preguntan qué error habrán cometido para que su comunidad esté gobernada por un presidente y un vicepresidente que se presentan ante un foro culto y preparado con discursos poco, o nada, reflexionados. A tal actitud se la conoce en el mercado por prepotencia.

M. Riera

  Article "tagged" as:
  Categories:
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.