Caminemos hacia el seny

Mayo 18 06:55 2017 Print This Article

César Alcalá

Estamos viendo en los últimos tiempos una serie de movimientos cursis por parte de los miembros del sentenciado grupo político conocido como Junts pel Si. Sentenciado porque en las próximas elecciones no irán juntos y cursi porque actos como los del viernes antes de Sant Jordi forman parte de un postureo. Y no lo digo solamente yo. El actual presidente de la ANC, Jordi Sánchez, comentó a El Periódico lo siguiente: “No considerem l’escenari [de la DUI] com a posible, però estem obligats a dibuixar-lo”. Es decir, la alocución de Junqueras a favor de la DUI fue un postureo, pues ni ellos mismos se la creen.

Y lo mismo podemos decir de la recogida de firmas del pasado 21 y 23 de abril. Todos allí, engalanados con sus mejores joyas. Pero de cara a la galería o al electorado. Interiormente todos sabían que aquello era, como dijo en su momento Puigcercós: “marcar paquete”. Y es que, a día de hoy, la sociedad catalana empieza a estar un poco cansada de ver como sus políticos se dedican más a marcar paquete que a trabajar por los problemas del día a día. Y más cansada está de comentarios como los de Lluis Llach.

Lo mismo podemos decir del discurso institucional de la Diada de Sant Jordi. Descargó todas las proclamas habidas y por haber. Si vienen de Madrid hay que criticar la venida. Si no vienen de Madrid hay que criticar la no venida. Si se hace esto lo tenemos que criticar. Y si no se hace porque no se hace. Luego siempre queda muy bien decir dos cosas. La primera no se la cree nadie: España nos roba. La segunda empieza a ser un tótem poco aceptado: España ha perseguido la cultura catalana. Por culpa de España no hay autores catalanes, estamos en las catacumbas, no se publica, no se lee, no se hacen películas, no se… Lo mismo de siempre.

A mí me gustaban las pancartas que la ANC repartió tiempo atrás. En cada una de ellas una proclama diferente. En una de ellas, con aquel amarillo chillón y rojo radiante, se podía leer: “quiero un país donde se lea más”. Y es que, claro, con la independencia, acto seguido, la gente empezará a devorar libros. Ahora no leen por culpa de España. Curioso cómo la gente puede variar su hábitos siendo o no catalanes –con pasaporte- o españoles con DNI.

La tontería de algunos sobrepasa los niveles más impensables. Sufrimos una serie de despropósitos, de mamarrachadas, de circunloquios, de estupideces contantes por parte de unas personas que marean la perdiz, aun estando muerta.

Y hablando de marear la perdiz uno se pregunta dónde están toda una serie de personajes que, en su momento, formaron parte de ERC. Me estoy refiriendo al momento más elevado de su trayectoria política desde la transición. Dicho de otra manera, durante los tripartit de Maragall y Montilla. Dicho de otra manera, todos aquellos consellers que formaron parte de esos gobiernos no han dicho ni esta boca es mía en los últimos tiempos. Se han puesto de perfil. Colocados o no, han dejado que las nuevas generaciones se cargaran al hombro el desafío de la independencia.

Me explicaré. Hay una serie de nombres que citaré a continuación que están desaparecidos en combate. A saber: Josep Lluis Carod Rovira, Josep Bargalló, Joan Carretero, Xavier Vendrell, Joan Puigcercós, Manuel Balcells, Marta Cid… De que si sabemos es de Jordi Ausás, pero por motivos poco políticos. Todos ellos formaron parte de la ERC. Todos ellos estaban a favor de la independencia. Todos ellos formaban parte de un partido con estas creencias. Sin embargo, han quedado apartados de la política o se han apartado ellos. No se les ve normalmente en manifestaciones ni se les pregunta a nivel informativo.

Posiblemente algunos comentan su posicionamiento en algunos medios de comunicación, pero en su mayoría han quedado desballestados. Como si el tema ya no fuera suyo y no tuvieran que dar la cara. Lo mismo ocurre con Josep Maria Vila d’Abadal. Apartado de la vida política, entró en Democrates de Catalunya y se dedica principalmente a su actividad profesional.

Todo esto me hace pensar que, posiblemente Jordi Sánchez tuviera razón en sus declaraciones y que el subconsciente lo traicionó. Mucho postureo pero, nada más. Saben muy bien que la solución pasa por pactar el futuro de Cataluña. Ese pacto pasa por Madrid. El cansancio de la gente es muy grande y no se puede aguantar mucho más todo este lamentable espectáculo. Unas nuevas elecciones pueden ser una garantía. Ahora bien, con ellas o sin ellas, la clave está en pactar, dejar el postureo y empezar a trabajar. Debemos recuperar el orgullo de esta comunidad o país. Debemos demostrar que la locura -rauxa- ha quedado atrás y que ahora la razón –seny- formará parte de la normalidad catalana. Solo así el status quo volverá y dejaremos atrás una etapa dolorosa y patética. Los catalanes no nos podemos permitir lo que está ocurriendo. Tampoco nos merecemos los políticos que hemos tenido. Un nuevo espacio socio-político es posible y hacia él debemos caminar.

César Alcalá

  Article "tagged" as:
  Categories:
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.