¿Choque de trenes?

Marzo 18 09:18 2017 Print This Article

César Alcalá

¿Habrá choque de trenes? Esta es la pregunta que más está surgiendo estos días en los diferentes medios de comunicación. La mayoría de ellos están convencidos que existirá. Y la causa es la ley de ruptura que aprueba –o no el Parlament- y que desconectará con España. Algunos se ponen nerviosos. Y nadie se tiene que poner nervioso. La realidad es que esta ley de desconexión no deja de ser postureo. Es más, está supeditada a unas palabras del mesías Artur Mas. El sábado 4 de marzo, desde Harvard, contestó a TV3 lo siguiente al ser preguntado sobre su futuro:

“No tinc decidit si m’he de presentar a les eleccions o no; entre altres coses, perquè estic en un procés judicial i em poden inhabilitar. No sé a quin tipus d’eleccions anirem: si són autonòmiques, serien un fracàs. Si són eleccions al nou estat català, llavors, evidentment, la llei espanyola ja no estarà en vigor. Jo espero que siguin aquestes segones.”

Mas piensa volver a la carga siempre y cuando llegue una ruptura con el Estado. Él considera –dentro de su descontrolado pensamiento- que cuando Cataluña sea independiente podrá presentarse a unas elecciones, porque no estará imputado.

Y no es el único. A día de hoy la antigua CDC tiene abiertos 4 juicios. Alguno de ellos de traca, como el caso Palau. Claro, esto desmonta todo el sistema. A pesar de querer vender todo lo contrario, saben que de avanzar el proceso del Palau o de los Pujol todo se irá al garete. La única solución es hacer ruido –leyes de desconexión- e intentar reconducir el tema de una forma positiva.

Lo cierto es que ni los suyos se los creen a día de hoy. Muchos saben que fueron unos mangantes. Que la antigua CDC es el partido más corrupto de Cataluña. Que deben pagar por lo que hicieron. Buena prueba de ello es el aumento en votantes que ha tenido y tiene ERC. No es una casualidad. Forma parte del desapego de muchos ciudadanos catalanes, de derechas, de la media y alta burguesía catalana, que se sacan de encima cualquier reminiscencia con CDC. Nunca han sido de ERC, pero es mejor votar a estos que a los corruptos de la antigua Convergencia.

El problema es que salen nombre impolutos. Algunos de los últimos me los habían presentado como personas impolutas. Catalanes de toda la vida que bueno, esto de la independencia, es como la fiebre. Con el tiempo uno descubre la verdad. Otros siguen en sus trece. CDC o PDEcat quedará fulminada en unas próximas elecciones. Pero no nos podemos quedar tranquilos. Necesitamos una CDC como antaño una Lliga. No nos sirve ni un PP, ni un PSC. Tampoco un Cs, aunque éste sea un engendro que no sabemos dónde colocarlo. Muchos aún están riendo de la última propuesta de la Arrimadas. El futuro político de Cataluña pasa por una regeneración del nuevo PDEcat, pero sin las lacras del pasado.

Mientras tanto ERC está de perfil. O no tanto. El mismo día que Mas nos ilustraba con su verbo, el futuro presidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, daba una conferencia, mitin, o performance. A pesar de no ser bien visto dentro del organigrama más puro de ERC –la cúpula más carca reniega de él- lo cierto es que habla poco y, cuando lo hace, ni tiene desperdicio. Mientras Mas y sus acólitos levantan columnas de humo para tapar la corrupción, Junqueras estructura el futuro.

Junqueras y algunos pastorcillos de ERC saben muy bien lo que quieren y lo que conseguirán. En primer lugar volver a la jefatura de la Generalitat después de Companys. Esto los empalma. Ahora bien, saben que es un espejismo. Durará un tiempo y se desvanecerá. Lo que les importa, por cansancio de la sociedad catalana, es finiquitar el procés. ERC sabe perfectamente que ha sido un invento de CDC para tapar su corrupción. ERC les ha seguido el juego –en parte- porque en el ADN de este partido está la independencia. No porque estuvieran de acuerdo con CDC.

Por eso llevan tiempo poniéndose de perfil. ERC sabe que conseguirán la presidencia de la Generalitat sin haber hecho nada. CDC se ha suicidado políticamente y sus referentes o serán inhabilitados o irán a la cárcel. También sabe lo que hemos dicho. Tarde o temprano se estructurara un partido que suceda a la antigua CiU. Esta agrupará la burguesía catalana de toda la vida que, desde tiempos de Cambó y Prat de la Riba, han militado en él.

Mientras todo esto ocurre a Junqueras le queda lo más complicado. Frenar el choque de trenes y pactar con Madrid el futuro de Cataluña. No nos engañemos. Junqueras quiere elecciones para sacarse de encima al PDEcat, a Junts pel Si y a las CUP. Tendrá la mayoría suficiente para poder moverse libremente. A partir de ese momento el objetivo es cerrar el tema. ¿En qué consiste? Ya lo dije hace unos días, pero lo repito. La cuestión es que Junqueras puede o podría pactar un reconocimiento de la identidad nacional catalana; competencias identitarias exclusivas; un tope en el fondo solidario y una agencia tributaria compartida; y unas decisiones generales a través del Senado. Todo esto se debería refrendar con un referéndum –que taparía el actual- aceptando estas cuestiones. Tema solucionado. Todo esto pasa por unas elecciones, la elección de Junqueras, y la difícil tarea –para ERC de pactar con Madrid. Esto puede romper o no el partido. Pero ERC sabe lo que es tener un mártir en sus filas. No les viene de uno.

César Alcalá

  Article "tagged" as:
  Categories:
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.