Cuarteles de invierno

marzo 09 07:33 2017 Print This Article

José Manuel Gómez

Que  el doceavo mes, sea designado como “december”, solo tiene una explicacion histórica, los romanos, por las inclemencias del tiempo propios del invierno, no podían realizar las regulares campañas para preservar y ampliar el Imperio. Por ello, enero y febrero, eran inexistentes para su calendario juliano; algo así, como el reposo del tenaz guerrero.

Martius, su primer mes del año, implicaba el retorno al arduo trabajo de gobernar un basto territorio. Más, con el paso de los siglos, la corrupción creciente de los avariciosos patricios, unido a la anulación del tan necesario equilibrio de la Institución del Senado, dejó la suerte de Roma, – tras sucesivas guerras cíviles-,  en exclusivas manos de unos cada vez más incompetentes, cuando no degenerados o verdaderos discapacitados mentales que se autoproclamaron emperadores, algunos de los cuales, pretendiendo anular a los mismos dioses, llegaron a proclamar su excepcional naturaleza divina; auténtica perdida de la realidad, que llevó a la larga, a la misma destrucción del Imperio de la mano de las tribus que ellos  despreciaban y consideraban “bárbaras”; las cuales, lograron dividir y fragmentar física y políticamente el basto ente territorial, cambiando con ello el “statu quo” vigente hasta entonces, por la misma legitimidad imperante hasta la fecha: “ la fuerza bruta”.

Haciendo un símil con el actual momento socio-político y económico; que duda cabe que Occidente se enfrenta a retos similares, y como si la misma Roma fuese, llaman a su puerta nuevos bárbaros que pretenden alterar su misma idiosincrasia  cultural y  política, atacando para ello los mismos pilares constitucionales de derecho en los que desde siglos se asienta, y que es lo único que evitó con éxito el recurso a la clásica fuerza bruta prototípica de la Humanidad.  No en vano, ni por casualidad, la práctica generalidad de las agencias de inteligencia, tienen el peligro del talibanismo y de los nacionalismos, como principales retos y riesgos a afrontar en este S.XXI.

Es paradójico, pues ahora los nuevos bárbaros, – con traje y corbata, sentados en sus despachos oficiales- lejos de venir de remotos paises, -excepto los procedentes de los radicalismos religiosos de Oriente medio-, donde mucho tienen que ver a su vez las agresivas políticas de Occidente; no necesitan atacar las murallas al estilo de Troya, pues ya están dentro, pues nacieron y se desarrollaron  en nuestro propio seno, y hasta les agasajamos con el honorable trato de Señorias, como si el anillo hiciese al señor y no a la inversa; personajillos estos – pastorets que les denomina mi buen amigo Cesar – que  como única arma, utilizando el ardid o astucia tan inherente a sus cargos, pretenden,- aparentemente sin utilizar la fuerza, pues modestos ellos, sólo violan el imperio de la Ley, y con ello la minucia de su legalidad y legitimidad- ; cabalgar en el mismo caballo de la democracia, no importándoles degradarla como si mero asno fuera; pero cuyos efectos letales de sus pezuñas, no serían menos devastadores que los del mismo caballo de Atila a las puertas de la Roma sitiada; ciudad, que viendo ahora el deshielo de las nieves de marzo, lejos de tener los caminos libres para imponer su derecho y fuerza, adivinaba el incierto futuro que le deparaba esa poca gloriosa inminente primavera, pues pasaban de ser los acosadores,  a ser los acosados y sitiados.

Hoy en nuestro país, próxima la entrada de esa nueva estación que ya de por sí, la misma sangre altera, ocurre algo similar, pero a la inversa, pues los muros de la democracia son inexpugnables, a prueba de catapultas, iluminados y aventureros; por ser sus cimientos sólidos y pétreos, pues el derecho cuajó como si fuese el mismo hormigón. Afuera está esa clara minoría, tan  ruidosa, como manipuladora, deseosa de penetrar en el interior y sembrar el caos de su propia anarquía, de inconfesables sueños propios de una élite ociosa e hidalga, que son  fruto, tanto de personalismos de izquierdas;  como también  del rancio nacionalismo reinante, ahora afortunadamente solo catalán, pues el vasco está disfrutando la libertad de librarse precisamente de los que decían llamarse libertadores de la patria, que no dejaban ser otro sector mínimo, en este caso violento, de esta población,  quienes con el gatillo, pretendieron secuestrar la democracia y la razón,  que predicaban y se arrogaban una legitimidad ficticia de mayoría social inexistente; exactamente la misma que pretenden ahora los nacionalistas catalanes, aunque estos tendieron a usar como variable a su  recien bautizado buen rollito de primavera, la mera astucia como una novedosa pócima alterada d´Hont, usando el mismo Parlament como ariete para derrumbar la legitimidad de la verdadera puerta de la democracia, contraveniendo con ello el propio ordenamiento jurídico tanto interno y nacional del cual deriva en esencia su propia legalidad; como por ende la misma legitimidad internaccional y su rigido “statu quo”, que no se ha dejado persuadir ni seducir por tal ingenioso y nuevo profano alquimista invento.

Con tal tosco y bastardo actuar, en grado sumo delictivo y que unicamente les llevará a abrir la  por todos indeseable “caja de Pandora”, pretenden además legitimarlo en una internacionalmente inexistente libertad de expresión, ignorando como buenos asnos que son, sus mínimos “limites y limitaciones” que tal derecho fundamental comporta respecto a los demás derechos fundamentales,  aspecto que hasta la saciedad, por activa y por pasiva, se han encargado todos los organismos y foros internacionales de recordarles, pero que en su obcecación, parecen no darse por aludidos. El último serio aviso, fue la clara “queja diplomática” de la centralista Francia al Gobierno de España naturalmente, exhortándolos a que dejen de inmiscuirse en sus asuntos internos territoriales  a base de excitar los sentimientos nacionalistas de parte de su población, país este, donde el esperpento que nos atañe y durante años ya nos aburre, hubiese durado a lo sumo una semana; donde las graves responsabilidades penales, hubiesen estado más que depuradas, sin titubeos,  y sin temblarle el pulso al Estado; corte de raíz de este cáncer populista, que sería diametralmente opuesta a  la dejadez e incluso utilización electoral que realiza el Gobierno de España, contraveniendo así los derechos fundamentales de sus ciudadanos, caso de la dignidad del Art. 15 en relación al Art. 10 de la CE. respecto a las obligaciones de Tratados Internacionales respecto a Derechos Humanos.

En la  culminación de tal auténtico elogio a la locura, pretenden plasmarlo nada menos que en un imposible, inviable  e ilegal “referéndum” territorial, excluyendo democráticamente al auténtico soberano en tal crucial decisión en verdaderos asuntos internos, pues afecta a la misma soberanía nacional representada por todo el pueblo español en su conjunto- a modo de vasos comunicantes y no estancos que ellos pretenden interpretar-, todo ello acorde al Art. 1.2 CE., cuyo principio y valor máximo irrenunciable, se fundamenta precisamente en la “indisoluble nación española” según el Art. 2 de dicha carta magna, y cuyo garante final, entre 168 preceptos, es el que reza precisamente en el Art. 8, número que en el cábala, representa curiosamente la unión perfecta; sutilezas secretas estas, que superan con creces las carencias constitucionales de los atrevidos y temerarios nuevos rebautizadores de la misma democracia.

Y puestos a hacernos comer paja “a la carta”, que al parecer es su propio menú habitual, pretenden nada menos que legitimarlo, a través de un uso partidista de su principal institución “ La Generalitat”, cuando en realidad con ello, degradándola, la convierten en una verdadera   “particularidad” como plataforma institucional para promocionar tales  ilícitos penales, poniéndola a los meros servicios de esa mera minoria fánática, ignorando también con ello, que tal tosco actuar, anularía de facto cualquier  valor de un hipotético referéndum, precisamente por estar viciado de inicio, acorde a los mínimos  parámetros internacionales vigentes, donde las instituciones deberán como requisito esencial ser neutras, pues deben quedar al margen en definitiva. El mismo efecto ocurriría, al ostentar banderas partidistas en sus edificios y espacios públicos.

No contentos con lo anterior, pretenden extender su locura excitando a la calle, poniendo así en grave riesgo la misma “paz social”, cargos públicos que se permiten incluso coaccionar públicamente al TSJC., y que ya en su día,  se negaron a cumplir y acatar sus propias sentencias firmes en cuanto a la necesaria y obligatoria enseñaza bilingüe.

¿ Que más decir sobre el certero fin de esta disparatada y proyectada campaña primaveral que pretenden tan peculiares demócratas, que ignorando las más elementales reglas de juego de la misma democracia, de un legítimo y auténtico Estado social y de derecho, pretenden en realidad pervertirla y degradarla a formas fascistas de antaño?. Observen que Hitler, omitió – nunca derogó-  la Constitución de Weimar, únicamente cuando alcanzó el poder de un parlamento nacional, no regional, y con unas claras mayorías no sólo parlamentarias, sino del pueblo en su conjunto, y con competencias soberanas plenas.

El choque de trenes, no siendo deseable, si es necesario e incluso conveniente, y cada uno aguantará su vela, unos estarán con aceite, otros sin él, y el dueño de la viña retomará su soberana posesión usurpada precisamente por quienes tenian la obligación legal de custodiarla, y como dijo reciente y públicamente un valiente responsable empresarial catalán, el delincuente, si procede, a prisión, que no deja de ser un buen aviso a navegantes temerarios, más cuando la misma la pisará auténtica sangre azul.

En cuanto al otro peligro de las proyectadas campañas primaverales patrias, son más bien fruto de los propios  personalismos y de la falta de verdadera reflexión de la izquierda socialista, así como resultado directo de su mal hacer de antaño; campaña que será propiciada por otro nuevo New Quijano, persona que con su mera irreflexión y falta de cultura de partido, puede fraccionar y hacer desaparecer al mismo PSOE., pero del que tendrémos que convenir, por muy equivocado que pueda estar, que al menos él, combate con las reglas de juego democráticas previamente establecidas por una sociedad civilizada, donde esgrimirá  ideas, conceptos y proyectos que están tutelados de pleno por el ordenamiento jurídico en su conjunto, con plenitud de libertad de expresión; y ello,  pese a que sea su eterno “ no es no” que como estribillo, si alguna vez ganó algo, fue sin duda con aquel otro de Masiel  y su famosa sexta nota musical de :  “la, la, la” y en Eurovisión; mientras que este, en caso de ganar, a lo máximo que podrá aspirar, será a hacer de cuestionado Moises en la travesía del  desierto, al más puro estilo del ostracismo griego; o peor aún, recreando el mero papel de Virgilio en el purgatorio de Dante, triste lugar donde confluía todo genio y figura a través de la sepultura. Pero, como esto es harina de otro costal, lo dejaremos para otra más  dulce colleja, intelectual naturalmente, pues no por nada, somos demócratas y pacifistas y a los hechos nos remitimos.

José Manuel Gómez

Abogado

 

 

 

 

  Article "tagged" as:
  Categories:
write a comment

2 Comments

  1. Vasallo del Reino de Ubu
    marzo 09, 12:04 #1 Vasallo del Reino de Ubu

    Discrepo profundamente del ejemplo inicial de Roma y del Impero Romano, que como mínimo, nos dejó calzadas, anfiteatros y las bases del Derecho (derecho de esclavos, pero derecho). Estos Sres. del “Reino .cat”, no dejarán nada de nada (salvo en Mexico, Andorra, Suiza), excepto algunas expresiones que ya veremos como las consolida el pueblo, “Robaba mas que los del Palau”, o “eres mas tonto que los del Palau”, y lo que vaya saliendo. Sería Mas entendible poner de ejemplo a una Republica Bananera cualquiera, donde el derecho y la economia solo sirven a Su Señor, sea Ubu, Idi o Doc. Y hablando de Reyes, quizas el Rey Pol, todo para Cataluña, pero sin Cataluña, es decir, todo para mi famiglia.

    Reply to this comment
  2. Milagros
    marzo 14, 16:44 #2 Milagros

    Apelando al calificativo de “bárbaros” como define el escritor en esta publicación a los proliferantes corruptos,podríamos añadir el de carroñeros con corbatas , depredadores con paladar exquisito , pues no eligen su presa al azar. Manipuladores de cerebros sensibles , anclados estos últimos en el letargo y el miedo.
    En el gran circo de una fiesta romana de épocas pasadas , no faltaban las damas , con más cerebro que las de ahora jiji , las del siglo XXI por lo visto viven todas en la inopia , disfrutan de lo supuestamente jeje , afanado por sus cónyuges , pero no se enteran de nada. En el coso del ruedo no faltan leones , y sobran víctimas¡
    ¡¡ Ave César ¡¡ , los corruptos te saludan ¡
    Trompetas sonando ¡¡ , y ya como gran colofón las corruptela ( época actual )en vez de pollo asado jeje , utiliza las tarjetas Blak para darse un gran festín ¡
    Cataluña presa de más corruptelas que Césares decentes , espera con impaciencia a que aparezca un salvador con pretensiones loables despejado de aparejos y de medallas que no le correspondan.
    El por qué de un referéndum ? Quienes son los más interesados ? , los habitantes de Cataluña ?, los corruptos ,que golosos cual abeja ansían todo el panal de rica miel ?
    La vorágine de la corrupción no deja un solo día si no de somprerdernos ,si de hacernos sentir impotentes , y quizás algo peor ,caer en la resignación , actitud que nos dejaría sin armas ( la unión hace la fuerza ) , y al libre albedrío ,con una estabilidad económica que si los acontecimientos futuros no cambian , las predicciones no las cambia ni un vidente fabulador jeje ¡
    La primevara a llegado, pero dará buenos frutos ?
    Ave César ¡

    Reply to this comment

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.