El final sin final

Febrero 27 07:42 2017 Print This Article

¡Siempre son los mismos!, aunque, con el paso del tiempo van a la baja.  Los voluntarios del simulacro de referéndum del 9-N-14 fueron 42.000, los voluntarios que se desplazaron para vociferar en contra de la aplicación de la legalidad, fueron 40.000. Los desplazados de Granollers no llegaron a 100. Este es un excelente dato para la ciudad. El reducido número es razonablemente positivo y justifica que Granollers disponga  de un Centro de Cultura para la Paz el cual, sin duda, está haciendo una buena labor para reeducar a los ciudadanos díscolos o equivocados con la unidad. La ruptura nunca es un gesto de paz y necesita reconducción y asesoramiento.

Es posible deducir que el separatismo activista es una exigua minoría que disfruta dedicando sus horas de ocio a proclamar la  aversión que siente hacia  ese gran patrimonio colectivo que es España, al que una inmensa mayoría de catalanes se enorgullece  de pertenecer y del que se niega a renunciar porque sería un error hacerlo. Es absurdo querer desgajarse de un Estado que dispone, por mencionar algo,  del Museo del Prado, de la Alhambra de Granada o de las Cuevas de Altamira. La parte proporcional de los derechos sobre estos bienes que les corresponden a los catalanes, son de incalculable valor  y todo ello se iría al traste sin compensación alguna ni posibilidad de reclamación.

Existe la sospecha de que los 40.000 que se reunieron en una desapacible mañana de febrero en el paseo Companys de Barcelona, no tenían una exacta idea de lo que estaban haciendo ahí ni de su utilidad. Fueron porque mentes astutas del  antisistema catalán, les convocaron para configurar masa y contribuyeran a la construcción del thriller en que han convertido el proceso, un thriller, sin embargo, que carece de suspense porque desde el principio se sabe cuál será su final y los que más lo saben son los que promueven la agitación social ante las puertas de un juzgado: será un final sin final porque todo quedará igual que al principio. Todo igual excepto en lo que se refiere al ridículo que está haciendo Catalunya, el cual costará años eliminar.

Se han hecho muchas cábalas respecto al desenlace de la sentencia del juicio de los 40.000. ¿Qué les interesa más a esos 40.000? Lo más probable es que ni se lo han planteado porque tenga el desenlace que tenga,  lo importante para ellos va a ser que les dará  la oportunidad de reunirse de nuevo para distorsionar por enésima vez en la vía pública el tráfico y la libre circulación de personas, acto manifiestamente antidemocrático.

M. Riera

  Article "tagged" as:
  Categories:
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.