El futuro de Junqueras

febrero 02 08:02 2017 Print This Article

César Alcalá

El otro día comentaba el problema que algunos pastorcillos tenían con el empalme que llevan desde hace cinco años. De sus dificultades, de sus problemas de salud y mentales, y de la problemática de estar tanto tiempo así. Pues bien, a los pocos días estalló un caso que es la demostración que lo dicho se cumple.

El viernes 27 de enero tuvo que dimitir –o lo dimitieron- el senador Santiago Vidal. El ex juez y ahora ex político dio una serie de conferencias hiperventilado y con un empalme muy peligroso. El tema es que ya han dicho tantas cosas y, para contentar a la afición, han de verbalizar tantas cosas nuevas que hiperventilan y luego pasa lo que vimos. Que si se están cometiendo ilegalidades, que tienen datos secretos, que hay países apoyando la independencia, que “alguien” financiará Cataluña. Que si esto, que lo otro. En definitiva, hiperventilación vinculada a la demencia o a una subida de líquidos al cerebro producto del empalme.

Evidentemente lo hicieron saltar porque, si bien es cierto que quieren o les gustaría hacer todo esto, no están dispuestos a hacerlo. Es más, nunca ha estado en la hoja de ruta independentista semejantes locuras. Pueden estar perturbados, equivocados y empalmados, pero no son tontos. Saben que la solución depende –como hemos repetido hasta la saciedad- de Madrid. Y ahora que tienen encarrilado el final del procés, no permitirán que un hiperventilado les rompa el juego.

Y cuando digo que tienen encarrilado el procés no me refiero al referéndum y a la independencia. Sino todo lo contrario. Tiene muy claro que con dinero solucionaran la cosa y, poco a poco, harán bajar el empalme a la gente. Ahora que tenían los pendones en caída libre –porque todo lo que sube acaba cayendo por culpa de Newton- viene el hiperventilado Vidal y vuelve a levantar los pendones. Y eso no lo pueden permitir. Hace tres años Vidal no hubiera dimitido. Al contrario, le hubieran dado la Cruz de Sant Jordi. Hoy en día personas así molestan.

Y es que los patriotas están controlando a los pastorcillos. Por cierto, he recibido quejas de alguno de ellos quejándose sobre el particular. Es decir, no les gusta que les llame pastorcillos porque –según ellos- los trato como si fueran borregos. En fin, esta matización es de ellos. Aquí la tropa son los pastorcillos y los que mueven el cotarro son los patriotas. Que cada uno acepte lo que es.

Es curioso cómo ha cambiado el cuento. Mantienen la cuerda tensa a favor de lo que desean conseguir –forzando situaciones naturales- pero sin romperla. No quieren hacer cabrear a nadie y menos que un personaje cabree a todo el mundo. Por eso el senador Vidal se ha marchado a su casa. En breve el tema se olvidará y pocos recordaran que alguien mintió como un bellaco. Porque, claro, hemos de suponer que el senador Vidal ha mentido y nada de lo dicho es verdad.

La clave está en el hecho siguiente: ¿por qué ERC ha dimitido al senador Vidal? Ahora los extremismos no tocan. Se salen de la hoja de ruta. A pesar de que la CUP dará dos votos necesarios para aprobar el presupuesto, esto alarga un poco más la agonía, pero el final ya está marcado.

La coalición Junts pel Si si está herida de muerte. Como lo está PDEcat. El único partido fortalecido por toda esta debacle independentista es ERC. Un partido que, ni en sueños, hubiera pensado nunca llegar ni tan lejos ni tan arriba. Si no es en junio será en diciembre, pero Cataluña vivirá unas nuevas elecciones antes de acabar el 2017.

De esas elecciones saldrá un panorama político no visto desde las primeras elecciones. Esto es, PDEcat pasará a ser un partido muy parecido a la antigua UCD o CDS. Con toda probabilidad el PP y C’s la superaran en votos. El ganador y nuevo presidente de la Generalitat será Oriol Junqueras. Necesitará el apoyo de uno o dos partidos, pero su gobierno no está tan marcado por las diferencias con PDEcat ni tendrá la presión de las CUP.

Dicho esto, ¿cuál es la hoja de ruta de Junqueras? Aunque alguien no se lo crea ya la tiene marcada y lleva tiempo trabajando en ella. Dense cuenta que Junqueras lleva mucho tiempo de lado y sólo apoya a Puigdemont en momentos muy concretos y precisos. Tiene los tiempos muy bien estudiados y no se desgasta. Pues bien, la hoja de ruta de la legislatura de Junqueras –que quedará pactada en 2017 o, a mucho tardar, antes de junio de 2018- es esta.

Como hemos dicho más de una vez la solución tiene como eje central la financiación y tres o cuatro cosas más que puedan vender como la panacea. Estás cosas podrían ser el reconocimiento de la identidad catalana; unas competencias identitarias exclusivas; retoques en la aportación al fondo solidario; cambios implícitos o explícitos en el Senado; y un posible referéndum no independentista, sino de ratificación de lo conseguido.

Teniendo en cuenta esto, y de aceptarse, se daría un giro de 180 grados al referéndum y, en vez de ser identitario o basado en el procés, sería un referéndum aceptatorio y unilateral para zanjar el problema. Pueden haber urnas en la calle, pero controladas y aprobando lo que ERC o Junqueras quieran. Así matan dos pájaros de un tiro. Hay referéndum y se jactarían de ser los más mejores.

Para conseguir todo esto la solución es muy fácil. Lo han dicho varios constitucionalistas. No tenemos porque modificar la constitución, con una disposición adicional hay más que suficiente. Con lo cual, basta ya de postureos y de marear la perdiz. Elecciones ya y, una vez constituido el nuevo Parlament trabajar para sanear y llevar a la práctica lo dicho. Tempus fugit.

César Alcalá

Historiador

  Article "tagged" as:
  Categories:
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.