La ignorancia no quita pecado

Octubre 17 06:36 2016 Print This Article
Vera-Cruz Miranda

Vera-Cruz Miranda

Ahora que comienza el otoño y que la temporada de virus se inaugura, parece que la ignorancia también se va a propagar como todos los años, aunque este año con más virulencia que en anteriores. El punto álgido se suele manifestar hacia el 12 de octubre, fecha en la que muchos españoles celebramos la Fiesta Nacional. Ahí se desparrama y parece totalmente incontrolable. En Barcelona, se convierte directamente en epidemia.

Hace unos días los antisistema, que paradójicamente viven del sistema, querían retirar la estatua de Colón por imperialista, así como convertir el día de la Fiesta Nacional en día laborable por eso de que se conmemora un genocidio llevado a cabo por los españoles. Y, por supuesto, mucha gente se ha sumado a las reivindicaciones de que no tienen nada que celebrar y menos un genocidio. Así sin profundizar mucho en los conceptos que defienden, y añadiría que sin conocerlos siquiera, pero impulsados por ese odio que desde unos sectores políticos se manifiesta a todo lo español con argumentos carentes de contenido, pero repletos de resentimiento.

Por el otro lado, en esa contradicción permanente que vivimos en Cataluña, los nacionalistas que se inventan la historia, como habían podido demostrar, a su manera claro está, que Colón era catalán; pues estaban en contra de retirar la estatua de Colón porque representaba a un catalán universal. Y en estas incongruencias, repletas de estupideces, vivimos los catalanes; mientras, nadie se dedica a gobernar por el bien de todos.

A estas alturas de la historia, resulta absurdo negar la universalidad de un personaje como Cristóbal Colón, cuya hazaña a finales del siglo XV resulta del todo meritoria (uno debe hacer el difícil esfuerzo de intentar pensar con la mentalidad de esa época y no de la nuestra) y el éxito de una empresa complicada por los deficientes medios de su tiempo. Asimismo, la conquista de América es, sin duda, un episodio relevante para la historia universal y en especial para la de España en la que todo rey quería ampliar sus territorios (los reyes Católicos no fueron los únicos) y transmitir el evangelio en esos tiempos en los que la religión era un eje vertebrador de la política (y no sólo en España). Por esos motivos, menospreciar la figura de Colón y lo que representa, así como calificar a una conquista de genocidio demuestra pocos conocimientos de nuestra historia.

La conquista de América, como su nombre indica, fue una conquista que, como todas, absolutamente todas, en todas las épocas y lugares, implicaba muerte, destrucción y abuso de poder (también se expandió el imperio romano y todavía no los hemos tachado de genocidas). Pero, además, no se puede aplicar la palabra “genocidio” porque no hubo una eliminación sistemática de los indígenas. Ése no era el objetivo de los Reyes Católicos, ni mucho menos, quienes su principal obsesión era evangelizar esas nuevas tierras y sus pobladores, así como hacerlos súbditos de la corona, pero sin exterminarlos.

En estos tiempos, en el que se sigue fomentando la Leyenda Negra, se ignora que Isabel la Católica en su codicilo pedía que los indios “no reciban agravio alguno en su persona o bienes, antes al contrario que sean bien y justamente tratados”; desconocen que una de las causas de la gran mortalidad fueron las enfermedades y los virus y no las armas españolas; apenas mencionan unas leyes de Castilla, conocidas como las Leyes de Burgos, aprobadas en 1512, en las que se determinaba que los indígenas eran hombres libres, no esclavos; libertad que se volvió a afirmar en las Leyes Nuevas de 1542; y se olvidan de las reducciones de la Compañía de Jesús, por ejemplo, y sus labores educativas sin utilizar la fuerza.

En estos tiempos, la ignorancia provoca la incongruencia de los que denuncian la celebración de un genocidio, mientras vitorean a algunos líderes políticos que pisotean la democracia y violan los derechos humanos en el siglo XXI. La ignorancia se manifiesta en la incoherencia de los que nada tienen que celebrar el 12 de octubre, simplemente porque huele a España, pidiendo siempre respeto a sus fiestas e ideología, pero son incapaces de respetar a la gran mayoría de conciudadanos y a la fiesta de todo un país. La ignorancia se refleja en el cinismo de los que reivindican la figura de Colón porque le han dado la falsa nacionalidad catalana; mientras menosprecian cualquier personalidad memorable que provenga de Castilla. En estos tiempos, la ignorancia se propaga con gran facilidad; pero tenemos que tener en cuenta que “la ignorancia no quita pecado”.

Vera-Cruz Miranda

Doctora en Historia

  Article "tagged" as:
  Categories:
write a comment

1 Comment

  1. Milagros
    Octubre 24, 14:56 #1 Milagros

    Al argumento de la escritora hay que apostillar un matiz :
    El miedo si que te redime del pecado, no con 10 padrenuestros, pero si facilitando los medios para el perdón , y redención , ya qué debido a las carencias de la poca valentía, que no podemos exigir a ciudadanos que bajo el bloqueo de esa desesperacion apática , inducida por el mal hacer, y la ineptitud de políticos supuestamente corruptos, estos están sumidos en la impotencia , y la desilusión .
    La ignorancia no es una aptitud , tampoco una enfermedad, es simplemente una carencia ( en muchos casos acomodo ) de medios y de la poca ilusión de nuestros jóvenes , incluyendo el desaliento por la falta de bolsa de trabajo en el estado español.
    No podemos instruir a nuestros jóvenes ,si primero en este país, además de no generar puestos de trabajo , los que se generan ,son más que cuestionables ,en lo que a remuneración se refiere.

    Reply to this comment

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.