Miremos hacia adelante

septiembre 15 16:56 2016 Print This Article
Mariano Gomá

Mariano Gomá

Bién.  Ya pasó una vez más la exaltación del once de septiembre cuyo tratamiento mediático nos ha resultado carísimo y agotador tanto en aspecto propagandístico y de promoción en las fechas anteriores, como en las posteriores valoraciones y cómputo de asistentes. Tan solo señalar que se ha llegado a afirmar que en la concentración de Lleida,  en tan solo un corto tramo de la canalización, había más gente que habitantes tiene la ciudad,  pero lo cierto es que hubo mucha gente.  El baile de las mentiras para satisfacer el éxito, avaladas por la oficialidad, hecho que no se concibe en ningún país de Europa, ha sido espectacular y me atrevería a calificarlo de pueril, como de mandatarios infantiles dirigiéndose también a adultos infantiles.

Pero efectivamente una vez más una multitud salió a la calle cada vez más envalentonada y radical,  que aunque representa poco más del diez por ciento de la población catalana, en realidad son muchos más si nos atenemos a los resultados electorales. Y a toda esa gente hay que darle respuesta por supuesto desde los otros catalanes y sobre todo desde el gobierno central de España, pues es urgente abrir de forma inmediata un gran frente de diálogo que sin rencores y con generosidad establezca el encaje óptimo de Cataluña con España y al revés. Debe establecerse un justo reparto económico que elimine los posibles agravios aparte de la normal solidaridad entre comunidades y en especial con nuestra tierra. Debe aceptarse que el catalán es el idioma de Cataluña y a la vez es uno de los idiomas españoles debiendo poder expresarse en toda la signalética española,  hablarse en estamentos oficiales aunque sea con traducción y porqué no entrar en las signaturas docentes de todo el conjunto de comunidades del país. Yo no tendría inconveniente alguno en que se pudiera impartir una asignatura de euskera en Cataluña si así se demandara.

Deben corregirse agravios como en peajes de autopistas, red ferroviaria, corredor mediterráneo y grandes infraestructuras de futuro, así como los pequeños pero importantes símbolos de identidad como los escudos de cada comunidad en las matriculas comunes al igual que Suiza con sus cantones y otros países,  o la incorporación de las banderas identitarias en una bandera común de la que todos podamos sentirnos orgullosos.  Todo ello debería conformar un paquete de temas que de forma inmediata debemos afrontar sentándose en una mesa aquellas personas con capacidad de decidir,  puesto que dejar que la calle hable, en el sentido que sea,  casi siempre acaba en violencia, fuego y muerte. Seamos muy prudentes puesto que como en las películas del Oeste, cuando en el bar después de mirarse todos de reojo, empiezan a volar las sillas, no hay quién pare ya las mortíferas balas.

I vull fer un comentàri en relació a l’article de na Paquita Sanvicén en la seva columnae La Mañana de Lleida “Ara que hi penso”.  Estic absolutament d’acord amb ella,  és un anàlisi brillant, intel.ligent, respectuòs i sobretot rabiosament verídic;  i com aquest modest article que signo avui, tindrá una difusió que va molt més enllà dels lectors del diàri lleidatá,  amb el seu permís vull acabar manifestant textualment allò que ella escriu al final.  “No anem bé. Hi havía 2 espanyes. Ara hi tornem a ser. Hi havía una sola Catalunya. Ara ja n`hi ha 2. No anem bé.

 Mariano Gomá

Escritor y Arquitecto

 

  Article "tagged" as:
  Categories:
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.