El “procés” se pactará y finiquitara en Madrid

Septiembre 14 16:18 2016 Print This Article
César Alcalá

César Alcalá

Supongamos una cosa que muchos o algunos consideran o pueden considerar inverosímil o ciencia ficción. Algunos esperan que la próxima gran cita política catalana sea el 27 de septiembre. Ese día Puigdemont se presentará para superar una moción de confianza. Se espera o esperan que salvaguarde los muebles y pueda seguir con la legislatura. La china, para algunos, estaba en el pie de la CUP.

Ese día, como todos sabemos, la confianza será aprobada no positivamente, sino con recelos. Con toda probabilidad –seguro- los presupuestos. Dicho de otra manera, a pesar de que algunos veían elecciones en Cataluña el 18 de diciembre, estas no se producirán. A más de unos le interesa llegar al final de la legislatura. A otros que las cosas continúen como están. A los menos que todo cambie. El motivo de todo esto, o la razón de ser,, es muy sencillo. Teniendo en cuenta la desaparición de CDC –y sin unas siglas para el nuevo partido- se rendirá un homenaje al líder de esta formación dejándolo acabar la legislatura. Esto va ligado con las prebendas que esto comporta. Para ser más claros, la época de CDC –con lo que fueron y como han acabado- se finiquitará en un par o tres de años.

Con mucha probabilidad el próximo presidente de la Generalitat será el insigne Oriol Junqueras. Teniendo en cuenta que no va a existir un partido centralista, pues CDC –o si puede ser PDC- está en fase terminal, y aunque en decadencia continua la deriva independentista, es lógico pensar así. Ahora bien, ante tal afirmación, ¿qué pasará en Cataluña? La respuesta es de pura lógica: nada. Absolutamente nada.

El problema para ellos no es España, sino que está en España. Me explicaré. Toda esta pléyade de políticos independentistas –yo diría pseudo independentistas- están esperando que haya gobierno en España. Quieren pactar con el próximo presidente una serie de medidas favorables, con las cuales liquidar el llamado “problema catalán”. Dicho de otra manera, la solución es económica y de matices. Más de algún miembro muy representativo de ERC sabe que la independencia fracasó el mismo día que se planteó. También saben que nunca se convocará un referéndum ¿Por qué? Lo perderían y no les interesa presentarse en Madrid debilitados. Ahora, entre comillas, se consideran fuertes o se lo piensan.

Con lo cual, desean pactar una serie de beneficios económicos que maquillarían no sólo las cuentas catalanas, sino el “España nos roba”. A parte de pagar una serie de prebendas que permitan poder exponer a sus seguidores que tienen controlada la situación y que han conseguido –no después de arduas negociaciones- privilegios inimaginables para Cataluña. Con una cosa y con la otra mataran el proceso. Lo aletargaran y dejaran muerta cualquier campaña independentista.

Esto lleva explicito defenestrar a todas las organizaciones que, hasta el día de hoy, han dado la cara por el proceso. Todas ellas quedaran muertas por pura voluntad de los dirigentes. Dicho de otra manera, las dejaran de subvencionar y morirán por falta de recursos. Cerrando el pesebre se acaba con el ganado.

Todo esto sucederá en breve. No tardaremos mucho en verlo, pues los patriotas están cansados de todo este proceso. Llevan mucho tiempo intentándolo y, a día de hoy, no se han movido ni un ápice. Es cierto que han hecho ruido. Es cierto que han intentado aprobar ciertas leyes. Es cierto que han promovido rompimientos. Ahora bien, están en el mismo sitio que hace 5 o 6 años. Quizás aún esté Junts pel Si o ERC en la presidencia de la Generalitat. Esté quien esté la realidad es que ninguno de ellos –sólo algunos perturbados que no cuentan en esta historia- se creen la historia de romper con España. Lo que les interesa de verdad es seguir adelante, sobrevivir –no resistir- y salir lo menos heridos de esta locura sin pies ni cabeza.

Algunos pensaran que todo esto es una elucubración y que nada de todo esto es verdad. Quizás crean que estoy escribiendo más una esperanza que una realidad. Bien, tal vez uno puede equivocarse, pero muchos patriotas distribuidos por diferentes consellerias están trabajando para que todo esto sea una realidad en un tiempo no muy lejano.

Tienen prisa, aunque no quieren dar pasos en falso. No quisieron nada con CDC en el Congreso pensando en el futuro. Han descontado o ya no cuenta en sus cálculos lo que pueda pasar con CDC. Trabajan desde hace tiempo en solitario, aunque disimulan muy bien. Tienen prisa, como decíamos, porque han mentido desde hace mucho tiempo. En su momento el ganador del tripartito –o el partido que no sufrió desgaste- fue ERC. Tanto el PSC como ICV están pagando con creces los años de Maragall y Montilla. Lo mismo le pasa a CDC. El ganador de esta partida de “butifarra” será ERC y, en su defecto, Junqueras. Para ello debe cerrar el ciclo con rapidez. De lo contrario se descubrirá el pastel y esto puede ser muy perjudicial.

Por lo cual necesitan un gobierno en España, pactar el dinero y las prebendas y, a continuación, desmontar el “procès”. Esto es indispensable. Ello lo saben y trabajan para conseguirlo. Teniendo en cuenta el fracaso del 11S –a pesar de todo lo que se ha dicho y se dirá- todo lo explicado no es tan descabellado. Lo sería seguir con la mentira y el engaño. Con dinero se arregla todo. Ellos lo saben. España lo sabe. Ahora sólo queda negociar.

César Alcalá

Historiador

  Article "tagged" as:
  Categories:
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.