¿Qué nos está pasando?

julio 16 08:28 2016 Print This Article
Mariano Gomá

Mariano Gomá

Los historiadores,  politólogos y algunos visionarios quizás puedan aportar alguna luz acerca de los periodos de vayvén en la política,  la economía y la paz social,  pero lo cierto es que nos encontramos en un momento de gran incertidumbre en el que mucha gente está sufriendo un verdadero calvario y en vez de sentir a su alrededor acciones de apoyo y medidas de combate eficaces,  se desayuna cada día con nuevos casos de corrupción,  delitos al fisco por fraude en los impuestos, cometidos además por referentes de fama y glamour social,  blanqueo de capitales o mafias organizadas.

No sé si esas políticas de crecimiento por las que España ha sido admirada y alabada,  han escondido detrás de la cortina toda la podredumbre de la codicia humana y los responsables del dinero disponible; o es que eso pasa en todas partes y aquí no nos enteramos. Y es posible que necesitemos un periodo de limpieza para meter en la cárcel a tanta gente y que los ciudadanos de a pié que siempre pagamos el pato con nuestro dinero y trabajo  podamos recuperar la confianza en políticos y gobernantes;  pero lo que me parece muy preocupante es que con los movimientos populistas recién llegados al poder y ávidos de mando,  no vamos a resolver nada pues va a ser  “Te quito y me pongo para quitar más a más gente y mientras yo a comer caliente que ya era hora después de vagar toda mi corta vida por el activismo del ocio y las volutas de maría”.

Porque no hay más que echar un vistazo por las salas de reuniones de parlamentos y ayuntamientos para ver con asombro la gente que hay allí sentada.  Como esa no es en absoluto la solución, hay que preguntarse quién mantendrá firme el timón del país mientras llevamos tanta basura al vertedero, porque ni unos ni otros son fiables,  por lo que incluso me atrevería a pensar en que España encomendara esa misión a las Reales Academias donde se refugian las mentes más lúcidas de la cultura, la jurisprudencia, la moral, la economía y las ciencias;  para que una vez efectuada la limpieza, devolvieran a la política un país transparente y serio.

Pero mientras eso pasa, o debería pasar aquí,  resulta que Europa tiembla,  el triste y anticuado imperio británico se apea del autobús,  la cultura del Sur y la base de la cultura occidental se muere en el mediterráneo mientras titubeamos entre lo que hacemos,  lo que deberíamos hacer o aquello que nuestra conciencia nos grita;  pero en vez de decir ¡Basta!  callamos y recogemos cadáveres.

Y así resulta que nuestro paradigma es la filosofía de los países nórdicos. Todos queremos parecernos a Suecia, Dinamarca, Noruega o Finlandia,  cuando nadie conoce quiénes son,  cómo viven, cuáles son sus anhelos y en que basan su nivel de vida.  Como tengo la suerte de vivir de forma próxima la realidad de esos países puedo asegurar que,  siendo ellos no sobreviviríamos mucho tiempo  por el clima y falta de luz, la soledad en la que habitan, la incomunicación social que sufren y los impuestos que pagan;  puesto que siendo cierto que toda la sanidad,  seguridad social y protección personal la tienen maravillosamente cubierta;  también lo es que se mueren de aburrimiento y muchos de ellos quisieran ser nosotros. Paradojas de la vida.

Algo ciertamente nos está pasando para votar como hacemos una revolución que no queremos,  soportar los portazos que entre ellos se dan los políticos y sus partidos por pura soberbia o interés personal,  mantener un país débil e inseguro cuando necesita todo lo contrario.  Ahora eso sí, insultándonos somos los mejores,  que ya es algo.

Mariano Gomà

Escritor y arquitecto

  Article "tagged" as:
  Categories:
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.