La alcaldesa de Berga y los papeles de Panamá

Abril 11 16:19 2016 Print This Article
Francisco Pou

Francisco Pou

El independentismo no es mas que la venta de una utopía, y sus vendedores lo saben. La de las utopías es una adicción con difícil salida. Cuando se convierte en pandemia, la explosión social es dolorosa. Utopía es vender un país independiente de la realidad, como lo ha sido en la Historia vender un paraíso proletario o una raza superior universal. Sí, también la utopía liberal vendiendo un modélico ciudadano-consumidor que buscando su felicidad no ha encontrado mas que su deuda.

El de la posible independencia de Cataluña sería un tema apasionante del que escribir, comparar, estudiar. Sin embargo, a la hora de la verdad, es un tedioso debate, predecible, anclado y casposo por una razón; la inmensa mayoría de los independentista han llegado a esa aspiración como resultado de su nacionalismo confeso. Y el nacionalismo, reconocido por cualquier intelectual solvente, no es más que una enfermedad (infantil según muchos autores) que afecta al conocimiento humano (todo vale en tanto que vale para la nación) y a la capacidad de convivir y dialogar (cualquiera que no acepte mi tótem nacional es mi enemigo). Así, el debate racional de independentismo en términos humanos, económicos y sociales es imposible. El prejuicio le da una altura intelectual de tercera regional. Para un tótem no hay debate, solo dogma religioso-nacional.

Por eso, la desobediencia a la ley de la alcaldesa de Berga, elegida mediante una ley constitucional, no es más que un acto de devoción totémica, predecible y que el fervor irracional de algunos ha convertido en beatífico. No. No es más que una burla de ley. Igual que los protagonistas de “los papeles de Panamá”, que utilizan las leyes y la impunidad bananera para escapar del objetivo real del legislador. Y la única respuesta que cabe es utilizar la fuerza de la ley y la atención y curiosidad intelectual que merece; nula.  Nulo es el contenido racional de una protesta de pitidos en el fútbol y nula es la consistencia intelectual de la devoción religiosa de la alcaldesa de Berga por su tótem, que no es más que un palo de madera. Por más que le ponga la bandera que sea.

Francisco Pou

Editor y periodista

  Article "tagged" as:
  Categories:
write a comment

0 Comments

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.