Prensa “libre” de libertad: El periodismo subvencionado en Cataluña

febrero 20 09:18 2016 Print This Article
El ario El Pais se hizo eco del aumento de subvenciones a los medios de prensa

El diario El Pais se hizo eco del aumento de subvenciones a los medios de prensa

Hace poco, un autoproclamado “periodista”, llamado Jordi Borràs, de esos que viven de trabajar para medios subvencionados, no ha podido evitar unos exabruptos hacia la Revista Digital. El nuestro es uno de los pocos digitales que precia de no vivir de subvenciones, cosa que no pueden decir los medios para los que trabajan cientos de periodistas como él.

Otros medios, casi todos, por el contrario están al servicio de una ideología que promete la libertad para el país, cuando ellos mismos carecen de la libertad que proporciona la independencia de las subvenciones oficiales.

Cataluña la comunidad de la Europa democrática donde se produce este extraño fenómeno: más del 90% de los digitales y medios autóctonos de información, están subvencionados. Ciertamente un caso increíble en una Europa que se precia de la libre competencia y especialmente regula contra los excesos de subvención en todos los sectores.

EL SELLO DEL LEVIATÁN Y SU PRECIO

Detectar los medios subvencionados tiene su qué: se puede encontrar un casi omnipresente “Amb el suport de la Generalitat de Catalunya”, acompañado de un escudo institucional o no. También se puede disimular, pero los anuncios institucionales desvelan que la manguera del gobierno autonómico está regando la “libertad”. Por último, siempre nos quedará el Boletín Oficial de la Generalitat y rastrear las subvenciones que reciben los medios catalanes. Unas veces en unas partidas evidentes, otras en partidas más disimuladas.

El Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC) no engaña, pero hay que leerlo. Desde que se inició la crisis en 2008 el “govern” ha nutrido los medios con 181 millones. El desglose es el siguiente: 82 millones de subvención directa y 99 millones camuflados en publicidad institucional. Más concretamente en el DOGC aparecen 22 contratos de publicidad institucional. Mientras tanto, en Cataluña, cada año se cierran salas de hospitales y se reduce el número de camas, en la misma medida que se prolongan las listas de espera.

Cabeceras como El Punt-Avui, Ara, El Periódico de Catalunya o La Vanguardia, sobreviven gracias a esas subvenciones. Sin el apoyo explícito de la Generalitat. Simplemente no existirían. O, quizá mejor, debería competir realmente por sobrevivir en el mercado de la información. Buscarían su público y lo cuidarían. Las cifras genéricas no dejan de sorprender. A pesar de la crisis económica, los medios catalanes se han mantenido en un oasis de subvenciones y ha evitado los recortes que sí llegaban a sanidad. Desde entonces vienen recibiendo una media de 14 millones de euros por año.

¿Y en el gobierno español? Esta pregunta se la puede hacer todo el mundo pensando que “en todos lados cuecen habas”. Sin embargo, el gobierno central no concede ayudas directas a los medios desde  1988 (aunque sí anuncios institucionales). Sólo algunas comunidades mantienen la mala praxis de las ayudas directas a la prensa y bajo la excusa de “apoyo a las lenguas cooficiales”. En 2013, aparecía un artículo científico en la revista Derecom titulado  “Crisis financiera y medios públicos en España. Impacto de los recortes presupuestarios en las radiotelevisiones públicas autonómicas históricas (2008-2012)”, publicado por investigadores Isabel Fernández Alonso y José Blasco Gil, que da buena cuenta de esta distorsión en ciertas comunidades autonómicas (puede consultarse aqui).

El CASO CATALÁN: 600 MEDIOS SUBVENCIONADOS

Cataluña ha sido la comunidad autónoma pionera en esta competencia desleal. Ya en 1983 se registran las primeras subvenciones a los medios. Nacía así una de las características más emblemática del “pujolismo”. Pero el mal hábito fue heredado por los tripartitos y ha llegado hasta nuestros días, salvando todo tipo de dificultades presupuestarias, los medios siempre han sido los niños mimados del “régimen”.

Los planes de austeridad impuestos por el Gobierno tripartito de José Montilla nunca afectaron a las subvenciones otorgadas a los medios. Por el contrario, siguieron incrementándose hasta alcanzar un pico máximo de 21,6 millones de euros en el años 2010. ¿Cómo explicar que Montilla subvencionara medios espcialmente los radicales independentistas que le dejaban a caer de un burro? Es fácil contesta: en ese segundo Tripartito ERC ostentaba la cartera de Cultura, encargada de repartir las subvenciones. En 2011, la situación era insostenible y el primer ejecutivo de Artur Mas tuvo que “reducier” las subvenciones. Ese año les cayó a los medios 11,6 millones de euros. Las niñas de los ojos de Artur Mas, sin embargo, recibieron sus cantidades habituales: el Grupo Godó (La Vanguardia) y el grupo Hermes Comunicacions (El Punt-Avui).

La red de clientelismo que ha intentado la Generalitat es simplemente alarmante. Llega a alcanzar aproximadamente unos 600 medios que van desde la burguesa La Vanguardia, pasando por la estéril radio del obispado de Barcelona (Radio Estel), la revista catalanista publicada en Valencia, El Temps o la revista cultural antisistema Enderrock. Esta cantidad de medios es grande o pequeña. Baste una comparación para sacar un juicio: es una cifra descomunal si uno la compara con el País Vasco, donde unos 120 medios de comunicación reciben subvenciones del Gobierno vasco o Galicia, donde sólo 41 acceden a ellas.

EL CONTROL “DESCONTROLADO”

Lo que en el mundo periodístico es un secreto a voces, para el público en general la ignorancia es la regla. Todavía el ciudadano de a pie piensa que los medios son libres y autonfinanciados. Pero la realidad es otra. No obstante, la Generalitat últimamente ha intentado disimular más las ayudas a los medios. El control de estos supone un descontrol y arbitrariedad en las ayudas difíciles de justificar ante el gran público. Por eso, simplemente se intenta que estos datos nunca lleguen al gran público.

Hasta 2013, las subvenciones del “govern” eran de dos tipos: las “estructurales”, que se objetivaban en función de los resultados de difusión de los medios (controlados por la propia Generalitat), y por otro lado, “contribuciones públicas” a proyectos periodísticos. En este apartado la arbitrariedad es absoluta, pues son otorgadas de manera discrecional por el Departamento de Medios. Estas últimas representan ni más ni menos que el 60% del total de ayudas. Con otras palabras, no hay control ni justificación objetiva, más allá de la mera voluntad política.

Por ejemplo, en 2010, el diario separatista Ara obtuvo una subvención de un millón de euros. Se justificó que era para su lanzamiento al mercado. Ello no quita que en Europa nos llenemos la boca de palabras como libre mercado y competencia. Sin embargo la praxis roza el intervencionismo propio de la mejor época de la Unión soviética. Los tres años primeros del Ara fueron desastrosos económicamente. El diario independentista no pasaba de 30.000 ejemplares de tirada, pero recibió 2,5 millones de euros para garantizar su supervivencia.

En 2012, se inicia el desafío secesionista desde el seno de la propia Generalitat contra el estado Español. Todavía estamos en una fase de recortes presupuestarios globales, pero el gobierno de Artur Mas decidió aumentar las partidas de subvenciones a los medios. Estas ayudas han llegado hasta el paroxismo. Pongamos un ejemplo: el diario deportivo El Esportiu, el único que se edita íntegramente en catalán, tiene una tirada de unos 2.000 ejemplares. A pesar de esta misérrima tirada, entre 2008 y 2013 ha recibido2,5 millones de euros en subvenciones.

El caso de la edición catalana de La Vanguardia es más vergonzoso si cabe. El Grupo Godó recibió de la Generalitat, en 2011, 5,5 millones de euros para “la ampliación de la planta de impresión de la empresa para la edición (…) en lengua catalana» y otras subvenciones diversas (en total, 2,5 millones) para “fomentar el espacio de comunicación catalán”. Fueron contratados para ello 20 profesionales. Sin embargo, actualmente sólo quedan tres personas. El diario se redacta en castellano y un programa informático lo traduce automáticamente al catalán.

CORRELACIÓN ENTRE RADICALISMO INDEPENDENTISTA Y SUBVENCIONES

prensa2El informe del Observatori crític dels mitjans de comunicació (Media.cat) tienen un estudio sobre 32 diarios y cuatro variables relacionadas con la ideología nacionalista. El estudio es concluyente: establece una correlación entre la proximidad al independentismo y las ayudas recibidas. Sin embargo estos estudios no cuentan las ayudas excepcionales en momentos excepcionales. Pongamos un caso más que significativo.

Escasos días antes de la decisivas elecciones autonómicas del 27 de septiembre de 2015, en las que se presentaba CDC escondida en las siglas Junts Pel Sí junto a ERC, la Generalitat regó todos los medios afines al independentismo, con una última propina antes de las elecciones. Los beneficiarios y las cantidades fueron los siguientes medios: Ara (216.000 euros), Nació Digital,(205.000 euros) –para el que ha trabajado como freelance el fotoperiodista Jordi Borràs que nos acusa de prensa poco libre-, Vilaweb (136.000 euros) o El Punt Avui (95.000 euros), todos ellos  alineados con el desafío separatista de Artur Mas.

No son los únicos, también están Sapiens (57.000 euros) El singular Digital, ahora El Mon (40.000 euros) y que es otro de los centros de trbajo del periodista mencionado; Time Out (40.000 euros); Racó Catalá (37.000 euros); Diari de Girona (35.000 euros); E-noticies (30.000 euros); Weloba (28.000 euros); Regió 7 (23.000 euros); Diari Segre (19.000 euros); El9Nou.cat (14.000 euros); Ara Baleares (19.000 euros); Dbalears.cat (17.000 euros); El Temps (4.000 euros).

Simplemente una vergüenza. Cataluña, tierra de libertades, ha transformado al periodismo en una profesión leguleya. Por nuestra parte, este medio, simplemente cuenta con la buena fe y aquella regla fundamental que la mayoría de periodistas en Cataluña han perdido de vista: “buscamos la verdad para contarla”.

Joan Fornells Barnils

Periodista

 

 

 

 

 

 

 

 

  Article "tagged" as:
  Categories:
write a comment

1 Comment

  1. Somcollonuts
    febrero 21, 01:18 #1 Somcollonuts

    Un robatori.Tot per Santa Muriel del Pruses.

    Reply to this comment

Add a Comment

Your data will be safe! Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person.
All fields are required.